Parque Temático Natural Alqueva

Comarca de Olivenza

Al suroeste de Extremadura y de la provincia de Badajoz, se extiende la comarca de Olivenza, compuesta por 11 municipios, de los cuales 5 forman parte del Parque  Temático Natural Alqueva: Alconchel, Cheles, Olivenza, Táliga y Villanueva del Fresno.

Un territorio de carácter transfronterizo que ha marcado el desarrollo económico, social y cultural de la Comarca. Tierras de vastas dehesas que constituyen hogar común para la ganadería tradicional y la fauna silvestre. Su geografía, de paisajes abiertos y luminosos, se encuentra salpicada de antiguos castillos y pueblos encalados, de calles y plazas que destilan historia.

La “raya” hispanoportuguesa, una de las fronteras más antiguas de Europa, confiere una impronta peculiar a la comarca, forjando a lo largo de los siglos historias y tradiciones peculiares.

La importancia del agua, gracias al Río Guadiana y, especialmente, en el Gran Lago Alqueva, son algunos de los alicientes de un territorio que tiene mucho que ofrecer a los amantes del turismo cultural, activo y de naturaleza.

Municipios del Parque Temático Natural Alqueva

OLIVENZA

Chimeneas de la panaderia del Rey

Olivenza es la cabecera de la comarca con la que comparte nombre y una de las localidades fronterizas más importantes de Extremadura, por su recorrido histórico, ya que ha sido centro de incontables disputas entre españoles y portugueses y ahora es símbolo de la convivencia de las dos culturas; por su actividad económica y social; y por el vasto patrimonio histórico artístico que encierran sus muros, prueba tangible del mestizaje cultural que ha enriquecido el legado cultural de este municipio.

La historia de esta localidad es larga y sus numerosos avatares quedan reflejados en los numerosos monumentos que puede encontrar el viajero paseando por sus calles. Si es enorme el interés patrimonial de Olivenza, proyectado en sus murallas, baluartes, iglesias, conventos o puertas, no menos interesante son las representaciones de su arquitectura popular, que llenan de atractivo las calles y plazas oliventinas. La arquitectura popular queda representada en pequeños detalles como la forja de los enrejados, las cornisas, los balcones o el empedrado de las vías, pero también en imponentes casas que en otras épocas pertenecieron a la burguesía y a las clases acomodadas, y que hoy muestran el influjo portugués que se respira en cada rincón.

ALCONCHEL

Alconchel desde Castillo de Mira

Desde el Castillo de Miraflores que domina la Villa de Alconchel, los monjes templarios tejieron un importante núcleo de poder que abarcaba casi en su totalidad la actual comarca de Olivenza. El carácter dominante de la localidad en la Edad Media, permite entender su perfil actual y, por extensión, su patrimonio cultural y etnográfico.

Alconchel se puede describir como un pueblo “blanco”, en el que el encalado de sus casas proporciona una luminosidad que se transfiere a sus calles. Como en la mayor parte de la comarca, las viviendas tienen las características típicas de las construcciones de la Baja Extremadura.

El ya mencionado Castillo, que desde el Cerro de Miraflores parece velar por la localidad, es el elemento patrimonial más destacado; de origen indeterminado, el aspecto actual se debe a la Orden del Temple, aunque el paso del tiempo ha dejado una amplia mezcla de distintas épocas y estilos.

CHELES

Cheles_LIC_Guadiana_Internacional

Situada a orillas del tramo transfronterizo del río Guadiana, Cheles se encuentra rodeado por parajes de gran belleza y de una inmensa riqueza natural. La dehesa se mezcla con el paisaje característico de ribera, que el Guadiana muestra en todo su esplendor a su paso por este término municipal. Son diversos los caminos que pueden ser recorridos a pie, en bicicleta o a caballo y que finalizan en el Gran Lago Alqueva, en cuyas tranquilas aguas, los turistas pueden practicar el deporte de la pesca o una amplia variedad de disciplinas acuáticas y, durante los meses estivales, disfrutar de un relajante baño.

Aunque Alqueva ha modificado la morfología del Guadiana, la biodiversidad existente en el entorno de Cheles continúa siendo extraordinaria, existiendo la posibilidad de encontrar especies tan excepcionales como la cigüeña negra, la nutria común, el águila perdicera, la garza cangrejera o la garza real.

VILLANUEVA DEL FRESNO

Villanueva_del_Fresno_Observatorio

Villanueva del Fresno es una localidad marcada por su condición transfronteriza, lo que ha motivado que sus ciudadanos hayan estrechado fuertes lazos de cooperación con sus vecinos alentejanos. Está caracterizada por contar con un privilegiado entorno natural donde se entremezclan hermosas dehesas de encinas y alcornoques, en las que se cría principalmente el cerdo ibérico y el retinto, con paisajes característicos de ribera como los que se pueden contemplar en torno a los puentes de la Bogaña y del Moncarche, que hacen de frontera natural con el término municipal de Alconchel.

La rica biodiversidad de Villanueva del Fresno se refleja en la existencia de dos áreas protegidas: el Corredor Ecológico y de la Biodiversidad “Río Alcarrache” y la ZEPA “Dehesas de Jerez”. En estos espacios se pueden observar especies desaparecidas en la casi totalidad de la Península, como por ejemplo búho real, la cigüeña negra o el gato montés. Destaca esta localidad por ser una importante zona de invernada de grullas, acudiendo cada año a los campos de Villanueva en torno a dos mil ejemplares.

TÁLIGA

Paisaje cerca de Táliga

El origen de Táliga se remonta a la época medieval, atribuyéndose su fundación a la Orden de los Templarios. Estos caballeros se asentaron en el castillo de Alconchel y parece ser que repoblaron estos territorios con los moriscos que expulsaron de dicho Castillo. Hoy en día, Táliga es un municipio marcado por la dehesa que lo rodea y la crianza del toro bravo de lidia, existiendo una importante cultura taurina.

Logos institucionales